miércoles, 28 de mayo de 2008

Olvido (Sin Matices)

Sobre la mesa
ella juega a descubrir el mundo
no distingue trayectoria
ni menos
reconoce compromiso.

Colectivo Aula Poética, Juan Ernesto Abreu.
Posted by Picasa

De (improviso)


Belleza dactilar
último refugio
de tus andanzas.

Colectivo Aula Poética, Juan Ernesto Abreu.

Más y (menos)

Simplifiquemos,
en esta fuga crepuscular
nada te protege
de tu propia incertidumbre.

Colectivo Aula Poética, Juan Ernesto Abreu, en "Axiomas"

Posted by Picasa

lunes, 26 de mayo de 2008

Miguel Hernández


Testimonio de Pablo NerudaUno de los amigos de Federico y Rafael era el joven poeta Miguel Hernández. Yo lo conocí cuando llegaba de alpargatas y pantalón campesino de pana desde sus tierras de Orihuela, en donde había sido pastor de cabras. Yo publiqué sus versos en mi revista Caballo Verde y me entusiasmaba el destello y el brío de su abundante poesía. Miguel era tan campesino que llevaba un aura de tierra en torno a él. Tenía una cara de terrón o de papa que se saca de entre las raíces y que conserva frescura subterránea. Vivía y escribía en mi casa. Mi poesía americana, con otros horizontes y llanuras, lo impresionó y lo fue cambiando. Me contaba cuentos terrestres de animales y pájaros. Era ese escritor salido de la naturaleza como una piedra intacta, con virginidad selvática y arrolladora fuerza vital. Me narraba cuán impresionante era poner los oídos sobre el vientre de las cabras dormidas. Así se escuchaba el ruido de la leche que llegaba hasta las ubres, el rumor secreto que nadie ha podido escuchar sino aquel poeta de cabras. Otras veces me hablaba del canto de los ruiseñores. El Levante español, de donde provenía, estaba cargado de naranjos en flor y de ruiseñores. Como en mi país no existe ese pájaro, ese sublime cantor, el loco de Miguel quería darme la más viva expresión plástica de su poderío. Se encaramaba a un árbol de la calle y, desde las más altas ramas, silbaba o trinaba como sus amados pájaros natales.Como no tenía de qué vivir le busqué un trabajo. Era duro encontrar trabajo para un poeta en España. Por fin un vizconde, alto funcionario del Ministerio de Relaciones, se interesó por el caso y me respondió que sí, que estaba de acuerdo, que había leído los versos de Miguel, que lo admiraba, y que éste indicara qué puesto deseaba para extenderle el nombramiento. Alborozado dije al poeta:- Miguel Hernández, al fin tienes un destino. El vizconde te coloca. Serás un alto empleado. Dime que trabajo deseas ejecutar para que decreten tu nombramiento.Miguel se quedó pensativo. Su cara de grandes arrugas prematuras se cubrió con un velo de cavilaciones. Pasaron las horas y sólo por la tarde me contestó. Con ojos brillantes del que ha encontrado la solución de su vida, me dijo:-¿No podría el vizconde encomendarme un rebaño de cabras por aquí cerca de Madrid?El recuerdo de Miguel Hernández no puede escapárseme de las raíces del corazón. El canto de los ruiseñores levantinos, sus torres de sonido erigidas entre la oscuridad y los azahares, eran para él presencia obsesiva, y eran parte del material de su sangre, de su poesía terrenal y silvestre en la que se juntaban todos los excesos del color, del perfume y de la voz del Levante español, con la abundancia y la fragancia de una poderosa y masculina juventud.Su rostro era el rostro de España. Cortado por la luz, arrugado como una sementera, con algo rotundo de pan y de tierra. Sus ojos quemantes, ardiendo dentro de esa superficie quemada y endurecida al viento, eran dos rayos de fuerza y de ternura.Los elementos mismos de la poesía los vi salir de sus palabras, pero alterados ahora por una nueva magnitud, por un resplandor salvaje, por el milagro de la sangre vieja transformada en un hijo. En mis años de poeta, y de poeta errante, puedo afirmar que la vida no me ha dado contemplar un fenómeno igual de vocación y de eléctrica sabiduría verbal.Homenaje al poeta español Miguel Hernández.
Colectivo Aula Poética.
Juan Ernesto Abreu.

Posted by Picasa

La noche cíclica

"Lo supieron los arduos alumnos de Pitágoras:
los astros y los hombres vuelven cíclicamente;
los átomos fatales repetirán la urgente Afrodita de oro,
los tebanos, las ágoras."

Jorge Luis Borges.
Homenaje Colectivo Aula Poética.

Posted by Picasa

miércoles, 21 de mayo de 2008

Pelli Pelli

Signo +
Ecuación de rectas perpendiculares
suma de todas las emociones
en el orden final
de tus espacios.

Juan Ernesto Abreu, en "Afkadi"
Colectivo Aula Poética

Posted by Picasa

Afkadi


Al lado
durante días
cuentos celtas
cuentos armenios
cuentos ucranianos
diálogos de contrapunto
después de un instante
frecuencias relativas y absolutas
dan un paso al lado.

Juan Ernesto Abreu en, "Afkadi"
Colectivo Aula Poética.

Posted by Picasa

miércoles, 14 de mayo de 2008

Axioma I

La matemática es la ciencia del orden y la medida,
de bellas cadenas de razonamientos, todos sencillos y fáciles.
René Descartes.
Colectivo Aula Poética, desde el "Saber, saber hacer, saber ser"
Heterónimo 2666, Juan Ernesto Abreu.

Posted by Picasa

martes, 13 de mayo de 2008

domingo, 11 de mayo de 2008

El hábito de la lectura


"Un clásico es un libro que nunca termina de decir lo que tiene que decir." Anónimo
"Buscad leyendo y hallareís meditando. "
San Juan de la Cruz
Colectivo Aula Poética, Recopilación Madame X.

Circulos Concéntricos


Laudato si mi signore
per frate vento
et per aere et nubile el sereno el onne tempo
per lo quale alle tue creature
dai sustento.

Laudato sie mi signore
per frate focu
per lo quale enallumini
la notte.

Colectivo Aula Poética, Oración San Francisco.

Posted by Picasa

miércoles, 7 de mayo de 2008

Tautologia

Nada vuelve a ser como antes
salvo el
dolor.
Juan Ernesto Abreu, en "Semi-círculos".
Colectivo Aula Poética.

Posted by Picasa

La Letra Iluminada


Donde no hay libros hace frío.
Vale para las casas, las ciudades, los países.
Un frío de cataclismo, un páramo de amnesia.
María Elena Walsh.

Proyecto Aula Poética, Al Buen Lector, Juan Ernesto Abreu.
Posted by Picasa

martes, 6 de mayo de 2008

Paralelismo


Puntos equidistantes
después el silencio
que acompaña a las almas en vuelo.

Juan Ernesto Abreu, en "Requiem for Guffy"

Posted by Picasa

viernes, 2 de mayo de 2008

jueves, 1 de mayo de 2008

Principios Orientadores

Las 23 respuestas de la Madre Teresa de Calcuta.

1.- ¿Cuál es el día más bello? Hoy
2.- ¿Cuál es la cosa más fácil?
Equivocarse
3.- ¿Cuál es el obstáculo más grande?
El miedo
4.- ¿Cuál es el mayor error?
Abandonarse
5.- ¿Cuál es la raíz de todos los males?
El egoísmo
6.- ¿Cuál es la distracción más bella? El trabajo
7.- ¿Cuál es la peor derrota?
El desaliento
8.- ¿Quiénes son los mejores profesores?
Los niños
9.- ¿Cuál es la primera necesidad?
Comunicarse
10.- ¿Qué es lo que hace más feliz?
Ser útil a los demás
11.- ¿Cuál es el misterio más grande?
La muerte
12.- ¿Cuál es el peor defecto?
El mal humor
13.- ¿Cuál es la persona más peligrosa?
La mentirosa
14.- ¿Cuál es el sentimiento más ruin?
El rencor
15.- ¿Cuál es el regalo más bello?
El perdón
16.- ¿Qué es lo más imprescindible?
El hogar
17.- ¿Cuál es la ruta más rápida?
El camino recto
18.- ¿Cuál es la sensación más grande?
La paz interior
19.- ¿Cuál es el resguardo más eficaz?
El optimismo
20- ¿Cuál es la mayor satisfacción?
El deber cumplido
21.- ¿Cuál es la fuerza más potente del mundo?
La fe
22.- ¿Cuáles son las personas más necesarias?
Los padres
23.- ¿Cuál es la cosa más bella de todas?
El amor

Recopilación; Madame X.
Colectivo Aula Poética.

Posted by Picasa

Sin Palabras II


Marcel Marceau en la tumba del poeta Pablo Neruda.
Isla Negra, 2005.
Colectivo Aula Poética.

Posted by Picasa

Sin Palabras

Colectivo Aula Poética, Juan Ernesto Abreu

Posted by Picasa

Hiperrealismo

Agua congelada en circulos concéntricos.
Colectivo Aula Poética, Juan Ernesto Abreu
.

Posted by Picasa

La Marcha Infinita

El poeta de las cosas y la sorpresa de un caminar universal, a veces delcalzo, otras con bellos y formidables zapatos ...

“...Siempre recordaré los calcetines
mojados junto al brasero y muchos zapatos
echando vapor, como pequeñas locomotoras...”

"...Las goteras de noche
repetían tu nombre y apellido
a veces el salero quebrado
el traje roto, los zapatos abiertos
me advertían…”

"Mi infancia son zapatos mojados, troncos rotos ..."

"Yo paseo con calma,
con ojos,
con zapatos,
con furia, con olvido,
paso, cruzo oficinas y tiendas de ortopedia ..."


Colectivo Aula Poética, Recopilación Juan Ernesto Abreu.
Los Zapatos en la poesía de Pablo Neruda.

Posted by Picasa